13 comentarios el “CATALINA (Gavà playa. Barcelona).

  1. Que cómo fue mi experiencia en el restaurane Catalina de Gavà? Empiezo por lo positivo que acabo antes, los segundos excelentes. Tanto el chuletón como el rodaballo buenísimos. El resto de la velada se movió todo entre la decepción y la tomadura de pelo. Es una lástima preparar una de cena de compromiso para 6 personas que hacía un año y medio que no nos veíamos y el servicio, las raciones y decenas de detalles más, protagonizarán nuestra conversación. Iré por orden… La camarera que nos sirvió el vino se entrometido bruscamente en la conversación, de forma graciosa seguramente, pero no toca… Un vino, por cierto, que no está a la altura de lo que un menú de 65 euros promete.
    Las raciones del pica pica eran ridículas y emplatadas en una sola bandeja, que ausencia de medidas covid a parte, era muy incómodo estar moviendo los platos de aquí para allá para alcanzar una miserable sexta parte, por ejemplo de un hummus que no superaba en tamaño a una canica.
    Más detalles, ni una triste botella de agua en la mesa, la copa de vino es de menú de bar normalito, el cuchillo para la carne, por tierna que estuviera, era más para untar mantequilla que para cortar una costilla. Los platos retirados los dejaban en una mesa-bandeja a menos de un metro a la vista de los comensales y allí se iban apilando. El chuletón sin guarnición alguna, y el rodaballo lo que partir las comensales. La tarta, mejor dicho tartita, era en principio una para los seis con lo que quedaba una ración un pelín mayor que un quesito de El Caserío y teniendo que elegir entre chocolate o cheescake. Supongo que el camarero nos vio la cara y nos trajo las dos para degustarlas. Qué atento, dos quesitos de pastel para no perder la línea… ah, por cierto, sin cuchillo para hacer porciones. Se ve que teníamos que ir metiendo las seis cucharas de la boca al pastel.
    Acabamos con los cafés. Yo creo que si lo traigo yo, tiro menos en el platito y a aviso que a torpe no me gana nadie.
    Algún chupito? No no…para qué? Supongo que un menú de 65 euros por cabeza, no se merece que nos lo ofrezcan.
    La cuenta la tuvimos que reclamar dos veces y al final me tuve que dirigir yo mismo a la barra a liquidarla porque apremiaba el toque de queda. Cuenta que por cierto reflejaba la paga y señal en una letra tan pequeña que ni el camarero había visto y tuvo que comprobar que estaban pagados los 195€ de la reserva. El 50%, ahí es nada por cierto…
    Una lástima que un local tan bonito y con tanto potencial decepcione tanto y me haya hecho quedar mal ante una cena de compromiso.
    No logró reanimar mi estado de ánimo ni el gran Eugenio en el hilo musical de los servicios.. Y os aseguro que no es por el dinero. Ese menú por la mitad de precio estaría más ajustado a la relación calidad precio, pero me hubiera ido con la mochila cargada de los mismos decepcionantes detalles. Ver como tus invitados, que no pagan, se enojan tanto o más que el que paga es una sensación bastante desagradable.
    En fin… como sigáis así os auguro un futuro aciago como negocio. Apuesto que el año que viene, si seguís así, habréis bajado la persiana. Darwinismo puro…
    Saludos

    • Bufff qué pena! Espero q Óscar lea esto…
      Tienen q mejorar muchas cosas. Tampoco nos ofrecieron agua, recuerdo.
      Algunos de los fallos, los achaqué a la recien apertura.Pero espero q vayan corrigiendo pronto.
      Volveré en cuanto pueda.El sitio me encanta y Andrés Conde es un buen cocinero.Tiene la obligación de hacer mejor las cosas.
      Gracias por tu comentario!

  2. Estuvimos el lunes pasado en este a Restaurante, a pesar de que amigos nuestros nos dijeron que no les había gustado, el sitio es maravilloso igual como era cuando se llamaba Las Marinas del Sr. Tejero, pero pienso que el Sr. Manresa no está a la altura, los mejillones que Ud. probó no sé cómo eran, pero los que tomamos nosotros estaban muy secos y no tenían ninguna gracia. El servicio fatal iban súper despistados y había un señor un poco mayor que rayaba la antipatía. El rodaballo correcto, el arroz de rape y calamar, con poco rape y no fue un gran arroz. El postre de fruta cortada al momento con un cuenco con pie enorme lleno de hielo muy aparatoso con poca fruta y no muy buena 15€. El precio en general me pareció caro por lo que nos sirvieron. El Sr. Manresa se paseaba por allí, pero al salir nos cruzamos con él y ni nos saludo. Espero que cambien de actitud porque ahora que empiezan tendrían que cuidar un poco más a los clientes.
    Muchos saludos

  3. El lunes pasado estuvimos cenando el este Restaurante, fuimos a pesar de que algunos amigos nos dijeron que no les había gustado. El sitio es encantador con unos jardines y terrazas preciosos, pero ya era así cuando se llamaba Las Marinas y lo llevaba el Sr. Tejero. Comimos los mejillones, no se los de Ud. pero los que comimos nosotros estaban secos y no tenían ninguna gracia. El rodaballo correcto, el arroz de rape con calamares con poco rape y no era ninguna excelencia. La fruta cortada al momento en un cuenco con pie súper incómodo lleno de hielo, con poco fruta y nada sabrosa 15€ y no había para dos personas.El servicio muy despistado en general y un señor un poco mayor rayando la antipatía. El Sr. Manresa se paseaba por allí y al salir nos cruzamos con él y no siquiera nos saludo. El precio caro por lo que comimos. Deseo que tomen nota de las quejas para hacer mejor las cosas porque de momento no tratan al cliente para que desee volver.
    Un saludo

  4. Tuve la oportunidad de comprobar lo que parecía era un hecho. La apertura del Restaurante Catalina en el espacio del que había sido Les Marines.

    Es un espacio estupefacto! Maravilloso entorno, cuidado, varios ambientes para vermut, almuerzo, cena, cocktails, con música de ambiente en un entorno para las mejores sobremesas.

    Calidad extraordinaria , carta innovadora sin sorprender en su gastronomia autóctona.

    Un Restaurante TOP en un entorno 10!

Deja un comentario