5 comentarios el “DULCE-SALADO (2ª parte)

  1. Me acuerdo de tu post del año 2016 y me quedé con ganas de responder. En él mencionabas la necesidad de «moderar» la aparición del dulce en los platos salados, en cambio, percibo que ahora vas un poco más allá y piensas que el azúcar debería proscribirse, si no definitivamente, sí mayoritariamente. Estoy de acuerdo que el uso del dulce debe ser muy cuidadoso, más aún cuando ha habido una evolución del paladar que ahora reclama más ácido en los postres y menos contenido azucarado. Los dulces de antaño, turrones, mantecados, merengues, no parece que sean del agrado de las nuevas generaciones y eso también se tiene que traducir en los platos salados. Pero hay que ser cuidadoso con esto porque el paladar del vecino no es el nuestro. Hay un componente genético indudable en la percepción del sabor y, por tanto, una subjetividad, y después está la memoria. Como es posible que pueda aceptar las pasas en unas espinacas con piñones y odie el toque de azúcar en un arenque en conserva sueco. Ahí hay un componente de memoria gustativa, de lo aprendido durante la formación del paladar en la infancia que tiene su influencia. Por tanto, adaptar los platos clásicos sin romper su esencia y mantener la antinomia dulce/saldo. Me temo que continuarás quedándote un poco solo en tu cruzada.

    • Era solo un tuit y no entiendo todas estas reacciones.
      Sigo manteniendo q hay q limitar al máximo la presencia de azúcar , al menos en la cocina salada.Además va en la línea de lo q dicen los nutricionistas.
      Ya no contesto a los tuits.Tal vez mañana cuele algo en un post sobre Els Casals.
      Ya no voy a seguir argumentando sobre este tema.
      Solo reivindico el derecho a expresarme y defender mis argumentos.
      Por cierto, en el Corpus de la Cuina catalana, encontré 20 platos de pollo y ninguno q se llame «a la catalana».
      Uno con higos y otro con ciruelas.
      Todos son » a la catalana» o platos catalanes y solo 2 o 3 llevan frutas pasas.

  2. Pingback: Els CASALS dic 2022 (Sagás. Berguedà) | Observación Gastronómica 2

  3. He de reconocer que me ha salido un comentario demasiado vehemente. No es mi estilo. No era mi intención polemizar, si no dar un contrapunto.

Deja un comentario