21 comentarios el “FÁBRICA MORITZ Cervecería. (Barcelona).

  1. A mi no me pesa. Soy de origen aragonés y con mucha honra. Lo que tal vez le pese a Vd, es que los catalanes tuvieran tanto protagonismo en el marco de la colonización de Cerdeña, Nápoles o Sicilia. Los rastros de la presencia catalana (patronimias, toponimias etc…)son generales en estas zonas. Hasta el punto que aun en el norte de Cerdeña (L'Alguer) se sigue hablando catalán.
    Pero le recuerdo que esto es un blog gastronómico.

  2. Al ser un blog gastronómico (que si no…) Zaragoza, bocata de calamares; Barcelona… ¿el infinito?. Hace 5 siglos no sé. Que li aprofiti.

  3. Una de las cosas que más me gustan de tu blog es que a menudo te mojas.

    No solo en lo que no te ha gustado sino también en lo que está infravalorado (vale, esto segundo es mucho más facil y menos arriesgado). Pero lo haces, en ambos casos.

    Y se demuestra que en los comentarios también, que es donde suele estar la salsa. Heh!

  4. Solo 2 albondigas en la cocotte de albondigas con sepia a 8,5 € o ya te habías zampado alguna cuando hiciste la foto?¿?¿
    🙂
    un saludo
    enrique
    PD perdona pero últimamente estoy muy «picajoso» con el tema cantidades…

  5. Felicidades por el blog Philippe, por tus comentarios e indicaciones. Pero por favor pide a los reyes magos una nueva cámara y un cursillo de perfeccionamiento fotográfico.
    Gracias por hacerme soñar.
    Un abrazo.

  6. Hay que probarlo con gradod e urgencia, ya que me temo que dentro de pocos días no se podrá conseguir mesa ni antes de las 8

  7. Ayer estuve en la Moritz y tengo que decir que fue sensacional. Tuvimos que esperar un ratito para conseguir mesa, pero mereció la pena. Unas ostras tamaño XXL muy sabrosas (tal vez un poco demasiado frías), unos fritos al punto (calamares y alcachofas), unas bravas «de aquí» (con allioli y aceite rojo picante) deliciosas, Un flammkuchen que no lo he comido mejor en Alemania (el de Alsacia no lo he probado. Todo ello con seis cañas y dos cafes poco más de 50 euros. Volveré

  8. muy buena relación calidad-precio pero tienen que espavilar y mucho en la sala, hay una muy mala cordinación causada por camareros poco profesionales, hay viejas glorias rondando por ahí que quizás tendrían que ir en pensión como Mitjavila, que en vez de sacar trabajo trae más trabajo, no se como no lo ven los propietarios, lo que fué una vez la hostelería se quedó en eso una vez, hay que dejar paso a frescas ideas

  9. Hola anónimo, no sé quién es el sr.Mitjavila pero SÍ puedo decir que el servicio es impecable, es verdad, que todos los camareros son muy jóvenes, pero en mi opinión eso suma, le da una frescura inmejorable y en mi mesa no hubo esa descoordinación que hablas, al contrario supieron aconsejarme y muy bien. El Sr.Jordi Vilà lo borda con su gastronomía, todo buenísimo, volveré pronto.

  10. Sr. Regol, gracias por sus recomendaciones, haciendo cuentas ha comido 12 platos y 2 postres en 2 cenas, la curiosidad me llama a preguntarle, fue capaz usted solo o tuvo ayuda?

  11. Fui por fin el otro día. Éramos cuatro y, como no teníamos reserva, tuvimos que esperar más de una hora. En fin, pensamos, todo sea por la causa. Sin embargo, a medida que iban llegando los platos cundía el desencanto. Por mencionar algunas cosas. Chipirones con un pésima fritura, secos como el esparto. La cocotte de albóndigas llevaba cuatro piezas mal contadas. Las bravas, residuales. La liebre a la royal, reducida a la mínima expresión y hecha con desgana. No se salvaba ni el pan con tomate. A la espera que abran el bar de vinos, tres referencias vinícolas sin el menor interés. Y lo peor: precios bastante elevados para estas raciones de hambre tan típicas de Barcelona. ¿Qué estamos pagando, la comida o el proyecto arquitectónico de Nouvel? No sé si mueren de éxito, si hay un fondo de arrogancia en todo el asunto, si falta una supervisión más estricta por parte de Jordi Vilà o si es una mezcla de todo. Para colmo, servicio malo, con esa molestísima afectación perdonavidas que despliegan algunos restauradores de esta ciudad. Eso por no hablar del ambiente modernillo gafapasta, del cual no me quejo porque sabíamos a lo que íbamos y las cosas son como son. Si esta es la tónica general del local, desde luego no va a venir nadie del NY Times a decir que como esto no hay nada igual. Se impone una reflexión urgentísima y un cambio de actitud.

    • He vuelto hace un mes: tartifleta riquísima, ensaladilla muy buena, esqueixada, escalivada con un sabor a brasa espectacular, calmares a la romana impecables, el mejor helado de vainilla que uno pueda comer…. No sé. Ésta es mi experiencia….
      El servicio? me han dicho que a veces falla, cierto…
      Todo es imposible, pero que todo salga mal, me cuesta creerlo…

  12. El concepto es genial. Y cuando esté abierto del todo habrá lugar para todo el mundo. La cervecería me pareció un lugar para todos los públicos. Cómo la evolución natural de la comida rápida a unos altares un poco más sofisticados.

    No me gustaron especialmente las bravas (las de aquí) ya que a pesar que la salsa si estaba buena, tenías razón con lo de que la mayonesa era un poco aceitosa, las patatas parecían congeladas y carecían de sabor. La ración era muy pequeña además. En cuanto a la bomba, buena pero, la comparas con una bomba de la Barceloneta y me quedo mil veces antes con las de la Barceloneta. Las de la bombeta donde te dan dos por el mismo precio me gustan más.

    Muy buena RQP de los mejillones. Pedimos media ración y nos trajeron unos 20 casi por sólo 2 euros, y estaban frescos.

    Por último, decir que nos encanto la ensaladillo de ibéricos, y hubiese sido immejorable si no le hubiesen puesto algún que otro trozo de salchicha alemana por allí en medio.

    Me encanta el blog.

Deja un comentario