7 comentarios el “MICHELIN ¿Qué futuro?

  1. Apreciado Philippe he seguido leyendo el articulo en el link i dice lo siguiente al final:
    (…)A pesar de todo, también se ha confirmado que un restaurante aumenta sus ingresos en 30% al recibir una estrella Michelin, lo cual sigue siendo un logro deseado, pero también significa una gran presión para los chefs; ahí está el caso del francés Bernard Loiseu, quien, al no poder con la presión de dirigir un restaurante con varias estrellas Michelin, decidió quitarse la vida. Aunque la Guía sigue siendo un marcador de un restaurant de éxito, ya no está en lo más alto.
    ¿Será este el destino que le espera a la famosa Guía Michelin?

    Mi ejemplo esta en el restaurante Balthazar de Jean André Charial en Montelimar (Francia) la teorica dice de +30% de ingresos, pero no siempre es asi, al punto que el restaurante al cabo de un año y con una estrella Michelin tuvo que cerrar.
    En lo que refiere a tu comentario sobre elBulli, yo creo que la Guia Michelin no puede desaparecer, al menos aqui en Francia, pero lo que sucede mas actualmente es que los comentarios en internet (blogs, webs, periodicos)tienen cada vez mas peso, pero no mas valor, porque las guias siempre siguen siendo profesionales de su trabajo, el de critico gastronomico, aunque haya veces que las estrellas no sean justificadas, pero eso es otra historia y todos mas o menos sabemos como va….

  2. Las guías de papel no tienen futuro. Las listas tampoco. Todo aquello que rezume impostura y genere desconfianza pasará a un segundo plano. Habrá casos injustos, sí, pero creo que la crítica, las prescipciones hechas por inspectores conocidos o anónimos tendrán cada vez menos peso, entre otras cosas porque cada vez habrá un menor número de gourmets a raíz del nulo relevo generacional de clientes interesados en la «alta» gastronomía, que es a lo que supuestamente de dedican estas guías. Los blog pueden caer en el mismo pozo.
    Es mi opinión.
    Diría más:
    Tendrá más impacto el que alguien comente en twitter cómo se come en un restaurante que lo que diga una guía, un periódico o un blog. Esto siempre y cuando la persona que twittee sea honesta e influyente en esa red.
    Quizá me equivoque. Si es así rectificaré.
    Abrazo.

  3. la michelin ha sido hasta ahora dos cosas: una guía de mano cómoda y completa para el viajero. Y un guia de prestigio y elitista para iluminar al viajero en el campo de la alta cocina.
    Seguro que lo cambiará todo (en las formas) para que todo siga igual(en el fondo).

  4. No digo que desaparezca la crónica, pero o desprende rigor y honradez, o desaparece.
    Twitter es un medio muy potente, PH, y la gente tiene, tenemos, muy poco tiempo para leer crónicas.
    Yo seguiré leyendo crónicas, en blogs, nunca en guías patrocinadas ni en revistas que cobren por salir.
    Que alguien influyente diga en Facebook o en twitter «hice una comida infame en tal sitio» es más demoledor que si ese mismo tipo escribe una crónica.
    Te recomiendo que te abras una cuenta twitter.
    Quién sabe: quizá si la Michelin fuera una página de internet gratis, un blog con publicidad, ganaría más dinero y la leería mucha más gente. Pero éste es otro tema.
    Pocas líneas escriben los de la Michelin. 🙂

    Abrazo

  5. Efectivamente una guía de viaje, cómoda y completa, pero también incoherente en muchos casos de análisis gastronómico.
    Una guía que “visita “establecimientos cada tres años no puede tener rigor y seriedad en sus exposiciones con el agravante de escudarse en que el inspector no se presenta, pero que si ha estado en el local pero que ha preferido no darse a conocer.
    Se envían cuestionarios anualmente por doquier sin tan siquiera comprobar que el establecimiento permanece abierto.
    Por último quiero dejar constancia de la diferencia y capacidad profesional entre inspectores, en unos casos labor de pura rutina y otros con inquietud y planificación .

Deja un comentario