15 comentarios el “CASA LEOPOLDO .(Barcelona)

  1. Me encanta leer a gente como tú que se atreve a juzgar el trabajo, sacrificio, inversión, ilusiones de los hosteleros que se las ven y se las desean para tirar adelante con sus negocios.

    Hay una moda creciente que me preocupa, viene un fondo de inversión, compra un local, llama al decorador de turno, contrata a los blogueros como tú para que pongáis la poesía y a esperar a que todos los borregos llenen los locales en manada…y que os dure! Esperemos que la moda de La Cocina dure muchos años y os pueda seguir dando de comer.

    Por comentar sobre tu post:

    ¿Apartaste el azúcar de la crema catalana? Pues como catalan me parece un sacrilegio, yo soy el camarero y no sólo te retiro la cazuela de las albóndigas, también te retiró la crema catalana por no saber comerla.

    Veo necesario, también, que des alguna ponencia sobre arroces porque cada vez más los cocineros estarán perdiendo/olvidando sus conocimientos y están utilizando un arroz destinado solo al risotto para hacer cualquier elaboración, porque digo yo..¿.has probado a hacer algún arroz con este producto? Vaya preguntas, claro que si…porque quiero creer que escribes con un conocimiento exhaustivo sobre los productos, disculpa mi duda.

    Como soy un romántico, siempre me quedara la esperanza de creerme que lo que estoy leiendo está escrito por alguien con una formación suficiente en periodismo y cocina, ¿verdad?

    • Se escribe risotto y no rissoto. Es tu nombre?
      No vivo de esto, ni mucho menos. Al revés. Mi pasión por la gastronomía me cuesta dinero.
      No me gusta el exceso de azúcar ni encima de una crema ni en un pastel. En este caso, no estaba quemado de una manera uniforme. Lo explico.
      En cuanto al arroz, me parece que he explicado las cosas con argumentos. Espero los tuyos para poder debatir.
      En cuanto a ponencia, te recomiendo la de una persona especializada https://observaciongastronomica.com/2015/11/19/forum-de-girona-2015/ , Kiko Moya, 2 estrellas en Cocentaina, usando variedades de arroz autóctonas.
      Y no, no soy periodista.
      Y de cocina nunca se abe bastante pero imagino que se puede opinar, mientras sea con argumentos y con respeto, no? Y sobre todo, firmando con nombre y apellido, no desde el anonimato…

    • Sr. Rissoto, debe usted ser nuevo por aquí, y desde luego está bastante desinformado.

      Dudo que lea la educada respuesta del Sr. Regol, o este comentario mío, pero se ha equivocado usted de sitio.

      Philippe Regol sabe muchísimo más que usted y que la mayoría de los que escriben sobre cocina, es respetado no sólo por quienes les gusta comer bien, sino también y especialmente por los chefs más reconocidos del país.

      Los comentarios de Philippe, como los de cualquiera que opine de cualquier cosa, tienen un punto de subjetivos, cada uno tiene sus gustos, pero son siempre fundamentados, y desde luego son moderados y consistentes. No como el suyo.

      Dice usted que es un romántico (yo le pondría otro adjetivo) y que tiene la esperanza de creer que lo que está leyendo está escrito por alguien con formación suficiente.

      Pues ha tenido suerte, porque efectivamente, este blog está escrito por alguien con más que suficiente formación. No sólo ha comido en las mejores mesas, conversado con los mejores chefs, estudiado la historia de la cocina, también es cocinero formado en escuela de prestigio. Ah, y también habrá dado sus ponencias.

      Su comentario Sr. Rissoto, solo muestra que además de ser romántico (eso dice usted, no lo pongo en duda), es usted un ignorante, alguien que ignora, que no sabe distinguir una buena crítica de una mala, un blogero sin fundamento (que sin duda los hay) de alguien que lo tiene todo.

        • Como muchos aquí, seguro, llevo años siguiendo sus observaciones, y me parecen fantásticas.
          No nos conocemos, vivo en el extranjero hace años, pero sigo leyendo el blog para tener ideas cuando vuelvo a Barcelona.

          Simplemente, me pareció que la crítica del anterior lector era totalmente injusta e injustificada.
          Qué menos que dar mi opinión también.

          Y sin duda: muchas gracias por compartir tanto. Seguiré leyendo con interés.

  2. Philippe, desde hace años los restaurantes no pueden cobrar conceptos -por ejemplo el cubierto-. La factura solo puede referirse a lo tangible: la comida y la bebida.

    Un lugar que pretende ser prestigioso, o recobrar el prestigio perdido, debería ser más exigente con lo que sirve y desde luego no caer en el lamentable juego de las pequeñas trampas de trilero como la de cobrar el cubierto.

    Por cierto, ¿si llevo el cubierto de casa también lo cobrarán?

    Gracias una vez más por tu magnífica contribución a la información gastronómica.

    Pierre

    • Sí. Es cierto es el pan. Muy bueno por cierto ya que es del Forn Sant Josep. Con unas láminas de Pan con tomate muy finas, al final hay 7,50e de pan en la cuenta.

  3. Philippe
    Casi 10 euros por un “chupito” de Bollinger me parece que es un pelin caro….
    En cuanto a lo del pan: entiendo que el del cubierto es el pan blanco y el con tomate es a 3.50 euros
    Como dice Encantadisimo; la bolita esta ahi…..
    A Rissotto Mejide NI AGUA.
    Un abrazo
    Enrique

  4. Señor Rissotto (con dos c), solo abundar en lo que mismo señor Regol le ha dicho muy educadamente.

    Este espacio y quien lo escribe y anima está muy bien considerado en Barcelona, en Catalunya, en España y en buena parte del mundo civlizado.

    El señor Rego goza de un prestigio nada común. Suele ser muy generoso con los establecimientos, pero de vez en cuando les recuerda amablemente que tal o cual plato es mejorable.

    Cuando lo invitan lo dice, igual que cuando le regalan el postre o dos copas de vino. Generalmente reproduce el tiquet para dejar las cosas claras.

    He tenido el privilegio de compartir mesa y mantel con él un par de veces. Elogia lo que le gusta y justifica las críticas cuando las expresa.

    Mi ambición es llegarle algún día a la suela del zapato.

    Pierre Roca

  5. Querido Philippe:
    Lector ávido como soy de cuantos comentarios, críticas y opiniones se publiquen en todos los formatos existentes referentes al mundo de la gastronomía, confieso también leer cuando puedo, tus valoraciones y los comentarios que suscitan en tu blog.
    Generalmente me doy por informado de lo que leo, sin entrar a debatir valoraciones con las que esté más o menos de acuerdo, a menudo me sirven internamente para corroborar o contraponer mis impresiones personales sobre el personaje o el establecimiento.
    Es sólo en los casos que comentarios como el del señor “Arroz cremoso” suscitan reacciones tan radicales de ataque defensa, me apetece romper una pequeña lanza en su favor.
    Efectivamente, voy a quitar únicamente el “como tú” de los dos primeros parágrafos, pero sí, muy a menudo pienso mientras intento defender con enorme esfuerzo la viabilidad de nuestro humilde establecimiento, cuánto más fácil es criticar o incluso más llamativo, dar todo un catálogo de ideas de cómo cambiar los ingredientes de un plato para hacerlo mejor. Con las horas y horas que le cuesta a nuestro chef y equipo introducir un par de platos nuevos en la carta que tengan coherencia, me lleva a pensar lo inexpertos que somos en este mundo, a pesar del mucho esfuerzo, trabajo y sacrificio que hacemos por acumular conocimientos, técnicas e información que nos despierte la vena creativa.
    Sí, las cosas se ven de otra manera, si has invertido todos tus ahorros de la fecha, más los posibles beneficios de los próximos diez años. Es ahí donde se ve la auténtica valía de un Chef, y su capacidad para acertar en vaticinar las nuevas tendencias, los nuevos formatos, adecuar su oferta a la ubicación de su establecimiento.
    Otra cosa es que venga un fondo inversor, monte de la noche a la mañana un establecimiento monstruoso, tenga de su parte prensa blogs y todo el sistema mediático, y…. sí, la gente, que nos dejamos aconsejar por lo que consideramos prensa especializada llena los establecimientos, y muy a menudo, éstos tienen una existencia efímera.
    Es ahí donde creo viene el enfado del amigo Risotto, probablemente un profesional del sector que seguramente no cuenta con ningún favor mediático, y que mientras se esfuerza a diario para sacar su establecimiento,ve cuan fácil es opinar, sobretodo mal del trabajo de la gente.
    Porque la cocina, que podemos considerar cada vez más como un arte, es un tema absolutamente subjetivo, sobre el que como cualquier arte podemos criticar y cada uno tener nuestra opinión siempre que sea argumentada como bien dices. Lo peligroso es adoptar posiciones absolutistas de por ejemplo que cada v ez nos interesa menos la alta cocina, porqué? pregunto. A mí personalmente siempre daría la posibilidad a los triestrellados catalanes que tanto han hecho por el sector en este pais, de que me sorprendieran con alguna genialidad, y no descartaria hacer una comida en sus establecimientos. Ahora parece snob meterse con los grandes, yo por ejemplo desde mi humildad no me atreveria a afirmar que rozan el ridículo algunas presentaciones de arte pictórico de según quién. A pesar de todo sobre gustos no hay nada escrito y siempre tienen que ser respetados.
    Al final es el público quien mantiene o cierra establecimientos de chefs extraordinarios que fracasan estrepitosamente a pesar de contar con extraordinarias críticas de gente especializada.
    Este es un mundo muy difícil en el que debemos movernos con mucho cuidado y con mucho respeto, pues hay mucho esfuerzo mucho trabajo y mucho sacrificio ,al menos esto es lo que percibo en mi entorno, y a menudo, mal interpretado, mal valorado.
    Lo más importante para un crítico de prestigio como es el caso, es mantener una asepsia mental antes de entrar en un establecimiento y valorar por sobre lo que te ofrecen al momento sin prejuicios establecidos. Así si una vajilla es ridícula en un establecimiento, no puede ser la misma vajilla concesión comprensible para satisfacer la Guia Roja. Si un menú dura tres horas en Diverxo no lo podemos encontrar adecuado, e insoportable el mismo tiempo en otro establecimiento .
    Si te ofrecen hacer una excursión durante la comida por todo el establecimiento no lo podemos encontrar extraordinario y tener la ocasión de visualizar la obra de los recientemenmte Pritkzer RCR estudio de arquitectura sencillamente extraordinario y del que deberia enorgullecerse todo el pais, y por otro lado no querer ni visitar ni las dependencias de otros establecimientos que intentan presentar sus instalaciones con la máxima ilusión.
    Y he comentado ésto, porque a menudo esta es una situación que he experimentado en mi persona en mis visitas a diversos establecimientos según el feeling personal qwue tengo a priori con el chef ,y que es l.o que debe distinguir a un simple enamorado de la cocina como yo, de un crítico prestigioso como tú.
    A diferencia del amigo risotto, yo sí me identifico plenamente, mis reflexiones son enteramente a título personal y nada tienen que ver con nadie próximo a mí. Sé que no tengo nada que ganar con esta reflexión pero tenia la necesidad de expresarla.
    Un saludo, y quizás algún dia podamos compartir también mesa para comentar nuestras pasiones.

  6. Recuerdo a las personas que me quieren hacer llegar comentarios en privado que mi correo es público y que está en el blog
    philipperegol@gmail.com
    Me gusta más que el debate sea en abierto, pero entiendo que no es la opinión de todo el mundo. Lo que no puede ser es el debate se establezca entre “anónimos” y yo mismo, a cara descubierta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s