30 comentarios el “CUINA

  1. Es en catalán y sólo se vende en Cataluña. Una pena. Varios amigos gastrónomos y yo mismo la compraríamos con gusto. Sin limitaciones provincianas. Mucho mayor mercado si fumera en castellano y para todo España.

    • Es normal que Catalunya tenga una parte de su prensa en su idioma. Tampoco es tan difícil de entender.

      • Yo eso lo entiendo y lo respeto. Mi comentario inicial era sobre el tema comercial. Gracias por tu respuesta. Pero el castellano también es idioma de cataluña, además de oficial. No olvidemos que es, el castellano, el idioma propio y habitual de la mayoría de catalanes. Y si nos ceñimos exclusivamente a Barcelona y alrededores, de aproximadamente un 80% de la población. Felicidades por el blog philippe. Y me encantaría un monográfico sobre donde degustar los mejores carabineros frescos….a la plancha, sin abrir…fresquísimos para degustar el divino jugo de sus cabezas )))

        • No hagamos de los idiomas un problema. Yo no soy catalanoparlante al 100% pero no me impide escuchar TV3 y leer prensa en catalán. No domino el inglés y tampoco tengo un problema en leer artículos de gastronomía en este idioma.

        • Escrita en catalán , esta revista alcanza 15 mil ejemplares de tiraje, cifra envidiable para cualquier revista de gastronomía escrita en castellano.

        • Ok Philippe, ya te dije que lo respeto. Pero, volviendo a temas gastronómicos…..no huyas y responde! ))))….jejejeje…el tema de los carabineros (NO la suculenta y muy apreciada gamba roja fresca de Palamós, Arenys, Blanes, Denia, Garrucha….), limitándonos a los Carabineros frescos…sobre todo el abundante jugo de sus cabezas,que lo considero un verdadero manjar, ¿Qué opinión tienes? Alguna recomendación?. Gracias por tu atención.

        • Je Je. Te prometo que no tengo opinión al respecto. Me gustan los carabineros. He cocinado con ellos. Pero me da la impresión que se cocina bastante en los restaurantes madrileños. No sabría recomendarte ninguno en concreto. Piñera tal vez?

        • En Madrid los encuentras en algunos restaurantes, pero sobre todo en la zona de Huelva, Cádiz y Málaga (Por ejemplo Cipriano en Puerto Banús y Santiago en Marbella…entre otros). En Barcelona nunca los he encontrado frescos, ni siquiera en la Boquería, que aunque los venden, hay picaresca y NO son frescos, más bien refrigerados o congelados, pescados en las costas atlánticas de África central . Alguien conoce en Barcelona algún lugar donde comprarlos frescos para hacer en casa? Y algún restaurante que los tenga frescos en la carta?

    • Efectivamente ya había entrado alguna vez en este blog!!!. Veo la cocina de Nandu muy “evolucionada”….

  2. Hola Philippe,
    Respiro, después de leer y de oir las últimas noticias en la radio y tv.
    Te confirmo mañana un dato.
    Creo que la revista se puede obtener por 1,00 € !! en los supermercados BonPreu.
    Tienen un “Espai del Consum” más que súper.
    Saludos!

  3. De entrada le digo sr. Regol que no tengo ningún interés en que publique este comentario, pero sí tengo mucho interés en saber su opinión y por eso se lo envio.

    Dos puntualizaciones que resultan de la contestación de estas dos preguntas: 1ª.- ¿la revista se autofinancia 100×100? ¿100×100 con dinero privado? ¿en que grupo editorial se integra la publicación dicha?. 2ª.- ¿el objeto de la publicación es la gastronomía pura y dura o usa la gastronomía como caballo de troya donde “esconder” sus fines u objetivos reales?.

    No tengo ningún interés en establecer debates con “nadie”, si las escuelas y todos sus medios no hacen su obligado cometido no seré yo el que lo haga aquí y ahora -siempre he pensado que la escuela tiene la obligación de enseñarnos y hacernos pensar por nosotros mismos-. Pero si tengo una pregunta directa para Vd. sr. Regol por ser políglota y cosmopolita ¿conoce alguna nación en la que sus distintas ……………-lo que sea, me da igual como lo llame, territorios, regiones, naciones, autonomias, etc.- ……………. que la integran siempre tienen como principal objetivo ………………. -separarse/independizarse/marcar las distancias/ etc. etc. etc. en cualquier caso nunca hacer piña y nunca sumar a la “grandeur”- ……………………? ¿cual es y que ha sido de ella?.

    ¿Alguién duda de la democracia de Francia? ¿cual es la situación del Corso, como idioma, de Corcega, como territorio, y de los Corsos, sus habitantes?
    ¿Una vez unificada Italia hay alguién a quién se le pase por la cabeza que Italia se disgrege?

    Sólo una pregunta más sr. Regol ¿y todo esto para qué, con que objetivo? ¿a quién beneficia, quién y que estan ganando con estos temas?

    • Son consideraciones políticas que no me incumbem. Me gusta el contenido gastronómico de esta revista. Esto me basta.
      Hace aun 30 años , los corsos ponían bombas y los de la Liga Norte se quieren separar de Roma desde hace tiempo, sólo por motivos económicos (ya que hablan italianos y son de cultura italiana).
      Que exista una revista de gastronomía en todo el mercado que se escriba en catalán no me parece escandaloso.

    • En primer lugar, quiero agradecer a Philippe la amabilidad de dedicar uno de sus posts a nuestra revista. Philippe suele comentarme críticamente esta publicación de la que soy director y por ello doy gran valor a sus opiniones, sean favorables o desfavorables.

      Podría mentir y decir que me sorprendió el cariz que tomaron algunos comentarios al post de Philippe que, en lugar de responder a su contenido, se andaban por las ramas con temas que no venían al caso. Pero seis años de director de Cuina ya me han curtido. Por eso mismo, primero pensé que no merecía la pena rebatirlos. Pero después del inclasificable comentario de Juan de Elche no me he podido reprimir, aunque dudo de que mi punto de vista sirve para nada. Los prejucios no se pueden combatir con argumentos racionales y yo, que no soy psicólogo, sólo sé rebatir con argumentos racionales. Así que, para qué engañarse, sin muchas esperanzas de ser leído (ya no digo comprendido), voy a responder.

      Cuina —inicialmente llamada Descobrir Cuina— nace en 2001, en plena euforia gastronómica de Catalunya: Adrià, Ruscalleda, Santamaria y muchos otros abanderaban una nueva visión de la cocina y la restauración. Y había un público interesado en ello. En aquellos momentos, Edicola —la división de revistas de Edicions 62, un importante grupo editorial catalán— testó la recepción que tendría una revista que respondiera al fenómeno. Concluyó que tenía interés, y no se equivocó: el número de lanzamiento vendió 22.000 ejemplares.

      La revista apareció en catalán. De los 40 millones de habitantes de España, 12 millones comprenden el catalán (se le llame como se le llame). Esta es una comunidad cultural lo bastante importante como para ser considerada comercialmente. Existía un público dispuesto a comprar publicaciones en esta lengua. Y proyectos como Cuina se dirigieron a este nicho de mercado.

      Este nicho de mercado sigue existiendo. Cuina se ha estabilizado en unos 15.000 ejemplares mensuales vendidos (esto es, pagados por los subscriptores o por las personas que acuden al kiosko). Los datos son rigurosos y oficiales y se pueden consultar en la Oficina de Justificación de la Difusión. Igualmente, la auditora independiente A.C. Nielsen, a través del Baròmetre de la Comunicació i la Cultura, mide oficialmente la audiencia de nuestro medio y la sitúa alrededor de los 70.000 lectores mensuales. Estos datos son públicos, independientes y oficiales. En Catalunya, la única publicación culinaria mensual que nos supera es Cocina Fácil, que se dirige, evidentemente, a un lector muy diferente.

      Estos datos deberían dar a entender que el proyecto de Cuina, como cualquier proyecto de comunicación (escrito en la lengua que sea) es un proyecto cultural (como lo son Vogue, La Gaceta o Esquire), pero también dan respuesta a aquella inquietud de algunos lectores de este blog sobre el interés comercial real de nuestra cabecera. Basta con que llegue en sus manos un ejemplar de Cuina para comprobar la presencia de publicidad en nuestras páginas.

      Hoy la revista pertenece a la editorial Sàpiens Publicacions, que, además de Cuina, publica dos revistas líderes (también según OJD) en sus respectivos sectores en Catalunya —Sàpiens, de historia, y Descobrir Catalunya, de turismo— con ventas equivalentes e, incluso, superiores a las nuestras. Sàpiens Publicacions es una empresa cooperativa los socios de la cual, como es mi caso, son sus trabajadores. La publicidad y las ventas son la principal fuente de financiación de la empresa, que actualmente recibe ayudas y publicidad institucional igual que medios como El Mundo, Abc o La Razón, por ejemplo, aunque en cantidades absolutas inferiores. Cabe decir que este tipo de ingresos, como es evidente, van a menos. Pero, afortunadamente, no son la base de nuestro presupuesto. Y me apetece añadir, además, que nuestra editorial nunca ha dispuesto de los niveles de apoyo financiero que grandes entidades bancarias, algunas de las cuales hoy intervenidas con dinero público, han prestado a publicaciones, consideradas nacionales, de dudosa viabilidad comercial y económica. Las razones que llevaron a apoyar estos proyectos, las desconozco.

      En Suiza no se publican revistas en suizo. Sí se publican en alemán, en francés, en italiano y en romance. Y no pasa nada. En Bélgica, como no existe la lengua belga, se publican en francés y en flamenco. Y en Canadá se publican en inglés y en francés. Y podríamos seguir con más ejemplos. No entiendo porque en España tiene que levantar ampollas que se publiquen revistas en catalán, en euskara o en gallego. Ello si no es por el prejuicio de considerar que existen lenguas de primera y lenguas de segunda, prejuicio anacrónico que suele aflorar en las acusaciones de provincianismo, como la que emite en su comentario el usuario Sansonuro.

      En este sentido, me suelo encontrar con situaciones absurdas. Como cuando un periodista gastronómico madrileño, después de felicitarme por la revista, me comentó: “pero yo, ya no te digo de publicarla en castellano, yo la publicaría en inglés”, pero claro, no en catalán (por mucho que en esta lengua tenga un mercado consolidado). Recientemente, José Peñín publicó un post en su blog que contenía varias falsedades, dudo que no intencionadas, sobre el etiquetaje del vino en catalán. En un párrafo se refería a “la utilización de vocablos con apóstrofes de difícil lectura para el consumidor universal”. El consumidor universal —que no sé quién es— debe consumir sólo vino etiquetado en castellano, ya que los “apostrófes de difícil lectura” existen también en francés y en inglés… ¡Y ellos sin enterarse! El hispanocentrismo lingüístico ha hecho mucho daño. España es uno de los estados europeos donde menos se domina el inglés (total, ¿para qué?, ¡hablando español!) y que menos valor da a sus lenguas minoritarias (total, ¿para qué?, ¡hablando español!). Y resulta que esto no es provincianismo.

      Igual que en castellano, en catalán se puede hablar de física cuántica y de cocina. Y una revista escrita en provinciano catalán como Cuina ha dedicado portadas als calçots i al pa amb tomàquet, pero también al wok, al salmón escandinavo y al gazpacho. Sin complejo alguno. Con rigor y con pasión por la cocina. Nuestros referentes son las mejores revistas gastronómicas del mundo, principalmente anglosajonas: Olive, Delicious, Good Food, Saveurs… ¿Qué por qué ninguna editorial ha apostado por hacer un producto similar al nuestro, pero en lengua española? No tengo ni idea.

      Siendo como es Cuina una revista que habla de cocina, uno se pregunta que debería responder a una pregunta de tintes paranoides como “¿el objeto de la publicación es la gastronomía pura y dura o usa la gastronomía como caballo de troya donde “esconder” sus fines u objetivos reales?” Mi hipotesis es que existen realidades mediáticas paralelas en las que florecen este tipo de preguntas cuánto menos risibles.

      Disculpen la extensión de este comentario escrito desde la estima que uno siente por su trabajo honesto. Mejorable, muchísimo, pero honesto. Me produce cierta tristeza y desazón tener que rebatir periódicamente falsedades y suposiciones gratuitas basadas en la ignorancia y el prejuicio. Por lo que me permito terminar con la traducción de un pensamiento certero pronunciado por el intelectual Ovidi Montllor (Alcoi, 1942-Barcelona, 1995):

      “Hay gente a la que no le gusta que se hable, se escriba o se piense en catalán. Es la misma gente a la que no le gusta que se hable, se escriba o se piense”.

  4. Pingback: Carta del director de la revista Cuina « Observación Gastronómica 2

  5. Sr. Josep Sucarrats,

    Ante todo, quiero dejar claro mi más absoluto respeto por el catalán, el castellano y cualquier lengua que alguien decida utilizar amparándose en su libertad y derecho. Que conste que soy catalán, mi lengua materna es el catalán y lo utilizo frecuentemente.

    No obstante, creo que conviene aclarar ciertos datos sobre su revista y sobre el grupo al que pertenece, tanto su revista Cuina como la Editorial Sàpiens 03, estando vinculadas al Grup Cultura 03.

    El Grup Cultura 03, al que pertenece la revista Cuina, se considera afín a ERC, Esquerra Republicana de Catalunya. Eduard Voltàs, Primer director de la Editorial Sàpiens, a la que pertenece Cuina, todo ello dentro de Grup Cultura 03, fue nombrado Secretario de Cultura de la Generalitat de Catalunya, perteneciente a la Consejería de Cultura, dirigida por ERC. ERC formó parte del tripartito catalán durante siete años. Estando en el gobierno de la Generalitat.

    Hasta el año 2010, el Grup Cultura 03, había recibido vía subvenciones, muchas a dedo, unos 8 millones de euros. La friolera de más de mil trescientos treinta millones de las antiguas pesetas. Cifra no total, ya que deberíamos añadir la abundante publicidad institucional (otra forma de subvención) y los millares y millares de subscripciones a las revistas y diarios del grupo para muchísimas Consejerías, delegaciones, oficinas, departamentos y demás dependencias de la Generalitat de Catalunya y sus empresas públicas, semi-públicas, entes paralelos y totalmente dependientes de subvenciones varias, como fundaciones, consorcios, plataformas, colectivos y demás organizaciones diversas. Pero todas, centenares, con el denominador común de estar financiadas por dinero público de la Generalitat.

    A la exorbitante cantidad de 8 millones de euros, le deberíamos sumar la cifra percibida por el Grup Cultura 03 desde el 2010 hasta el 2012. Si sumamos los conceptos de subscripciones con dinero público, acaparadora publicidad institucional y frecuentes subvenciones, la cifra resultante no sería para nada desdeñable.

    Por ello, cuando el Señor Sucarrats nos habla de la viabilidad comercial de su revista y de su nicho de mercado, convendría que especificara la parte real que se vende sin estar subvencionada. Ya que los miles de envíos a organismos dependientes directa o indirectamente de la Generalitat no reflejan ni su demanda real ni su viabilidad comercial en un mercado libre, en el que cada persona compra con su propio dinero la revista si le interesa. Podría desglosar en los últimos seis años los importes reales recibidos por los conceptos de ayudas, subvenciones, publicidad institucional y de organizaciones vinculadas al sector público, número de subscripciones a organismos públicos y asimilados, y la cifra verdadera de subscriptores privados y ventas de quiosco privadas? Dudo mucho que lo haga, ya que quedaría en evidencia.

    El trato preferencial y de presunto favoritismo desde el Gobierno de la Generalitat ha sido la pauta habitual, con ejemplos sangrantes como el regalar un millón de euros al diario del grupo, Ara, antes de ser ni siquiera publicado, alrededor de 800.000 euros por la revista Time Out, casi 1.400.000 euros por la elaboración de una página web de la Consejería de Cultura (ERC), curioso cuando por mil euros, e incluso menos, hay profesionales que harían un trabajo estupendo en el sector privado por una página web normal de una empresa. dudo mucho que la susodicha página sea 1400 veces más compleja técnicamente ni tenga 1400 veces más contenido como para que entre todos hayamos pagado casi 235 millones de las antiguas pesetas con dinero público.

    Adjunto unos artículos periodísticos donde se resume el dispendio de dinero público que ha favorecido tanto a la revista Cuina como a todo el grupo Cultura 03:

    http://www.vozbcn.com/2010/08/23/29790/generalidad-subvenciona-grup-cultura/

    http://www.diaridegirona.cat/catalunya/2010/08/22/cultura-subvenciona-990000-euros-diari-que-encara-no-data-sortida/427217.html

    http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/97742/la-generalitat-invierte-ocho-millones-de-euros-en-ayudas-al-grup-cultura-03

    Gracias por la atención prestada, pero Sr. Sucarrats, no nos ofenda a los ciudadanos que trabajamos duramente y madrugamos cada día, sin recibir ni un céntimo de ayudas públicas en nuestros trabajos o empresas y nos tienen ahogados pagando impuestos, con expresiones como “Ley de Mercado” ya que ni su revista, ni el global del grupo al que pertenece, serían capaces de sobrevivir ni siquiera doce meses, sin las generosas ayudas públicas que reciben.

    Visca Catalunya!

    Atentamente,
    Eudald Pujol.

  6. Provinciano? Por escribir en catalán? Yo es que flipo, a estas alturas y todavía con estas mandangas…

    Desde mi modestísima expriencia de bloguero en lengua gallega -y lector de blogs y/o páginas en catalán, en español, en inglés y en francés- cuyos lectores/comentaristas son en su gran mayoría no galegofalantes, sólo tengo que repetir lo que figura en mi cabecera: “Sonvos bilingüe cando me sae do occipucio… ou trilingüe, ou tetralingüe….”

    ánimo, i endavant les atxes, que diría un amigo……

  7. Francisco Ruano, eres un maleducado y Juan de Elche, eres un ignorante.

    Josep, no entendran la frase d’Ovidi, ni t’esforcis.

    Sara

  8. En fin, lo dicho con anterioridad. No tengo ningún interés en polemizar ni en levantar causas ni banderas, pero si tengo que decir unas cosas –y las prefiero decir aquí, en el post original y “viejo” para no fomentar la trifulca-.

    En primer lugar le tengo que dar las gracias al sr. Sucarrats por su contestación, tanto por la contestación en sí misma, como por el hecho de haberla hecho en castellano –sin que él tenga la necesidad como es mi caso por no saber leer ni escribir correctamente el catalán-, y en segundo lugar tengo que pedir perdón al sr. Regol por hablar de otra cosa que no sea gastronomía en este que es su blog y al que tantos y tantos acudimos por eso mismo, aquí sólo se habla de gastronomía y con seriedad.

    Dicho lo anterior no tengo ningún problema en “enmendalla” y no “mantenella”, pero precisamente para eso y por eso “necesito” argumentos racionales ciertos y demostrables. No tengo ningún interés en “mantener” mis opiniones –sobre todo cuando estas se demuestren equivocadas-.

    Sinceramente no sé que hacer para que esto no se convierta en un ir y venir de argumentaciones que hagan las trincheras cada vez más profundas y más largas. Ese juego ya se ha jugado muchas veces y en muchos lugares como para no saber que no lleva a ninguna parte. Por muchos y contrastados argumentos que se den hay realidades que son tozudas, no hay peor sordo que el que no quiere oír –da igual de que “bando” sea-.

    Por supuesto que tengo prejuicios y por supuesto que tengo defectos, y mil otras taras me acompañan, lo único que me salva es que, de momento, aunque no sé durante cuanto tiempo más, soy yo el que las controla a ellos y ellas y no al revés –o eso quiero pensar-.

    Empieza el sr. Sucarrats diciendo que mi comentario “es INCLASIFICABLE”. Me gustaría que mi comentario se clasifique entre los comentarios de las personas que sin ser catalanas de origen, vecindad, ni de cualquier otra filiación, les/nos gusta Catalunya, pero que sin saber por qué, muy a menudo reciben el rechazo y los desaires de los “auténticos” dueños de “lo catalán”.
    En el texto se dice: “A veces tengo la sensación de que utilizar el catalán resulta ofensivo per se …” , “… usan mi lengua como arma arrojadiza”.
    Yo a veces tengo la sensación de que se utiliza TODO para ofender/separar/agraviar/distanciar/discriminar/etc. etc. a todo el que disienta de un pensamiento en concreto –tanto en Cataluña como en España, por igual, aunque el victimismo y la queja predomine en uno de los bandos según como vaya esa temporada el viento-.

    La Lengua Catalana es hoy una industria. Una industria que maneja riqueza y puestos de trabajo –dos bienes que en condiciones normales son escasos, y en las actuales circunstancias mucho más-. ¿Alguién deja que se le escape el control/dominio de la riqueza y los puestos de trabajo?. Eso por sí mismo es motivo suficiente para ….. –conteste cada cual que es lo que cree que sería capaz de hacer un ser humano a cambio de riqueza y/o un puesto de trabajo comodo y bien remunerado, y a continuación que conteste cada cual de que creería capaz a ese ser humano para defender lo conseguido-. ¿Qué otra actividad productiva podrían realizar los miembros de ese colectivo si son desalojados de ese nicho de actividad –es decir, cuantos de los profesores de lengua catalana podrían mañana dar clase de inglés, matemáticas, etc.-?.

    En resumidas cuentas, estamos hablando de PODER. Tener el poder de decir quién es “cristiano” y quién es un “hereje”. Y como siempre los “conversos” son los que más interés tienen en presidir los Tribunales de la “Inquisición”.

    Con respecto al razonamiento de que “otros” también reciben dinero público y que incluso “reciben más”.
    La categoría se adquiere o no. Lo categórico es o no es. Es decir o se es cocinero o no se es cocinero, pero razonar que tal o cual otro es “más” cocinero, es, además de infantil, absurdo.
    Queda claro que por ahí no vamos a ninguna parte, pero OJO, bajo ningún concepto le estoy diciendo que deje de coger ese “dinero público”, y mucho menos en las actuales circunstancias, porque todo lo que sea mantener puestos de trabajo, dar sustento a las familias, etc. etc. –me da igual con la actividad que sea- es hoy una prioridad –no estamos para hacernos los “puros y castos”-.

    Con respecto a las cuentas númericas de los habitantes de los territorios catalano parlantes habría mucho que hablar –pero esto se está alargando y queda mucha tela-.

    En relación a lo del “Caballo de Troya”:
    “Cuina.cat” se incluye en la página de ediciones “Ara.cat” y en el apartado “Manifiesto” se dice:

    “ARA vol adreçar-se a la part més activa de la societat i molt particularment als educadors (mestres, pares, mares i educadors en el lleure) conscients de la seva alta missió, als emprenedors, empresaris i professionals compromesos, als promotors de l’associacionisme, als periodistes, a la gent que fa la nostra cultura, i a la comunitat de científics. Totes aquestes comunitats, així com la gent més activa, necessiten avui, més que mai, l’alè i el reconeixement de la societat, i ARA es posa a la seva plena disposició per servir-los.”
    “Aquest manifest ha estat signat per tots els accionistes d’ARA i és la base ideològica sobre la qual construïm el projecte.”
    Cuando uno expone y lo hace priorizando el “objeto” y no el “sujeto” da igual a “quién” se dirija, porque no tiene cabida la “intencionalidad”. Pero como es claro y natural cada uno con su dinero puede hacer todo lo que se pueda “comprar” y lo permitan las leyes –todo esto contando que haya entendido bien lo que está escrito y, mejor aún, lo que quiere que se entienda el que lo escribió, aún así insisto PUEDO ESTAR EQUIVOCADO en mí interpretación, pero así al primer parecer me da la impresión de que ahí hay unas intenciones-.

    Pero sin lugar a dudas lo que más me ha dolido es el “uso” de la cita de D. Ovidi Montllor con un retorcimiento tal como para que “case” con lo que se quiere que expresen esas palabras.
    Yo siempre pensé que esas, y otras muchas palabras de D. Ovidi, ivan dirigidas a los franquistas y falangistas –que sin distinguir el donde, el quién, el cuando, ni nada de nada- intentaron dejar España entera como un solar en el que no creciera ni sobresaliera nada que no fuera de sus propias cosechas -igual que hubieran hecho los comunistas en caso de haber ganado ellos la guerra en cuestión-. Esas palabras van dirigidas a todas las personas que no quieren que se piense –sobre todo distinto- y cuando alguien dice algo que no conviene se le tacha de que no piensa y es inclasificable, y si demuestra que piensa entonces se va a por él y se lincha –de la forma que se pueda, no siempre se puede físicamente-.
    Es decir, por hacer el comentario de texto de esas palabras de D. Ovidi: Que nadie –de ningún lugar ni en concreto ni en particular- se postule como MÁS victima que otros, porque aquí se repartió leña para todos, sin distinción de ningún tipo, a cualquiera que habló, escribió o pensó –incluso a quienes ni siquiera hablaron, escribieron o pensaron como fue el colectivo gitano al que NADIE a reivindicado y resarcido de todo aquello-.

    Perdón por haberlo hecho tan largo, he resumido lo que he podido y dejo cosas sin tratar, pero ya está bien. Por supuesto que quedo a la disposición de Vds. –sr. Regol y sr. Sucarrats- para lo que de mí quieran o necesiten, y si algún día se pudiera dar la feliz coincidencia de compartir mesa será un honor y motivo de especial felicidad para un servidor de Vds.
    Gracias, y un saludo.

  9. Interesante blog . Aprendo algo con cada web todos los días. Siempre es estimulante poder disfrutar el contenido de otros bloggers. Osaría usar algo de tu blog en mi blog, naturalmente pondré un enlace , si no te importa. Gracias por compartir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s