12 comentarios el “El Tomate de la Discordia

  1. Bueno da gusto, cómo siempre, leer tu blog.

    En tu exposición, queda claro de que lado te posicionas ahora, entiendo que el mismo que entonces.

    Creo que juzgar las formas de Santi al atacar a Adrià es un juicio subjetivo y viendo la tendencia en la gastronomia actual, casos puntuales a parte, hacen que el punto de vista de Santamaria entonces fuese, visto con perspectiva, injustamente atacado, sin siquiera valorar los argumentos que daba en cada una de sus exposiciones, artículos, ponencias, por muchos..

    De hecho creo que los compañeros de profesión, media etc se posicionaron al lado de Adrià, que en aquel momento era el referente icónico, de la gastronomia española y de un país con escasez de referentes patrios a exportar.

    Seguro tambien que más de uno se posicionó con la esperanza de conseguir mesa en el Bulli, tarea imposible para cualquier mortal.

    Bromas a parte, Adrià ha sido un genio y nadie puede negar la contribución en las técnicas, pero Santamaria ha sido el cocinero mas instruido y con mayor discurso gastronómico (Apunto que esta observació es totalmente subjectiva).

    Saludos Philippe!

    Jordi

    • Hola Jordi! Es cierto q luego el sector apoyó a Adrià.Yo intenté entender el porqué de ese aplauso, arriesgándome a q Ferran me ladeara.Solo me comentó , recuerdo q fue en Identitá Golose de Milán, q esto de «equidistancia asimétrica» no le convrncía mucho.No sé si viviste el ambiente q se respiraba entonces en el mundillo, pero era muy difícil matizar y tener postura moderada.Todo estaba muy encendido.
      Quise recordar aquello para señalar q 14 años después queda muy poco de la virulencia de aquel debate.Y ahora , con el momento q vivimos, aun menos.Muchos de las ideas de Santi se han asimilado, y las técnicas del Bulli están en todas partes.Salut!

  2. En un país históricamente fraticida (leer la carta de renuncia de Amadeo de saboya https://www.google.com/amp/s/dedona.wordpress.com/2016/02/12/carta-de-despedida-del-rey-amadeo-de-saboya-a-las-cortes-espanolas-11-de-febrero-de-1873/amp/

    Ser observador de la ONU, un casco azul, está muy penalizado.

    Un detalle de elegancia, una vez esa efesvercencia ha desaparecido, posicionarse para una vez templadas las gaitas, observar que fue un acto casi pueril por todas partes.

    Aún recuerdo a un acólito de Ferrán mofandose de Santi por estar gordo. En fin…. Vaya nivel!!

    Philippe, ser neutral, simétrica o asimétricamente, no es ser tibio, es ser educado.

    Aperta!!

    • Bonito comentario!
      Efectivamente, algunos le llamaban «el gordo»,,,Santi solo fue torpe en sus ataques y le perdieron las formas y algo de rencor hacia hacia la figura de Ferran, después de una amistad q tuvieron muchos años.Santi se iba a «inspirar» a Cala Montjoi…

  3. Magnífico post Philippe; este tipo de retrospectivas son oro para gente de mi época que, por edad, no pudo vivir muchos de los momentos que mencionas. Al final ambos tuvieron sus aciertos y sus incongruencias, pero lo que es incuestionable es la capacidad de sintetizar el futuro gastronómico que han tenido ambos. Creo que los más afortunados hemos sido justo nosotros, esta generación venidera de cocineros, al tener tantas herramientas y conocimientos disponibles a nuestro alcance.
    Un saludo!

      • He estado en varios que seguro conoces, pero actualmente estoy empezando con un pequeño proyecto de restaurante por mi cuenta en Valencia que espero pueda todo listo para arrancar el próximo año.
        Un saludo

Responder a Luis Hernández Cancelar respuesta