8 comentarios el “MICHELÍN 2012.

  1. Totalmente de acuerdo con tu comentario Philip, sino algun xef espera que salgan a la luz los soles.
    Quizas en Francia tienen la la Gault Milleau que les hace un poco de sombra, pero los xefs franceses siguen queriendo tener 3 macarrons.
    Un saludo desde St. Gregori Girona

    Xesco (Restaurant Maràngels)

  2. Vale la pena reflexionar más sobre el trabajo de la guías…

    Michelin es bastante fiable aunque se equivoca algunas veces. Creamos o no es el referente y siempre se habla de su trabajo. Su repercusión mediática es impresionante. Cierto es que no expresa el potencial de Catalunya.

    Repsol no se que criterio sigue… a nosotros nos puntua como aprobados, no nos consta ninguna visita, y la bodega discreta (dos años 2 mejor bodega de Catalunya). Su repercusión mediática más que cuestionable…

    Gourmetour copia el resto.

    LMG con sus amigos.

  3. La Michelin tiene que ponerse las pilas. Y reflejar la realidad tal como es. Más estrellas no querrá decir que “valgan mmenos”, sino que está más pegada a la realidad y escucha mejor el territorio.
    De momento, has hecho un resumen de lo que hay…

  4. Bueno, que los internautas sean inspectores ya lo tenemos en Tripadvisor y otras páginas donde el público comenta u puntúa.
    Lo malo de este sistema es que depende del gusto de el gran público y podría pasar que el equivalente a 3 estrellas se lo lleven sitios tipo grupo Tragaluz, El Mussol o el Gino's.

  5. Tienes razón. Cuando acabo de leer 10 opiniones sobre un restaurant en TripAdvizor, ya no sé que pensar, a veces.Es una cosa que quería comentar en el post: el ultra democratismo no es la democracia. Habrá que esperar a ver como se plantea la alianza Zagat/Google.

  6. Creo que lo ideal para tener el mejor conocimiento de un restaurante es combinar el criterio de los “profesionales” (guías gastronómicas, blogs, etc…) con los criterios de la gente anónima vertidos en tripadvisor, google, verema, etc…

    En parte, esto equivale a decir que habría que combinar criterios cualitativos con criterios cuantitativos.

    “El ultrademocratismo no es la democracia”: nuestro régimen político actual es una mezcla de monarquía (Jefe de Gobierno), oligarquía (partidos políticos) y democracia (participación de todos los ciudadanos en los asuntos públicos vía elecciones principalmente). Aristóteles decía que esa mezcla era el sistema político ideal. Ortega decía que la sociedad es esencialmente elitista, porque su dinámica y evolución depende en última instancia de una élite que hace de fermento para la transformación y el progreso social.
    Analógicamente estos conceptos creo que pueden aplicarse en parte a este tema de la crítica gastronómica.

    Un saludo Philippe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s